Boletín N° 43 – Colombia a través de la obra de Juan Gabriel Vásquez

Colombia a través de la obra de Juan Gabriel Vásquez

20 - 01 - 2022

Un Texto de Clara Benavides Cortés – Estudiante de Licenciatura en Literatura de la Universidad del Valle. 

 

Como bien saben los lectores de Juan Gabriel Vásquez, la poética de su obra abarca la gran preocupación que tiene por Colombia y, aunque su último libro se enfoca en la vida de Sergio Cabrera, inevitablemente habla de la relación que tenemos con nuestras ideologías. Fue esto y más sobre lo que trató el conversatorio realizado en la Feria Internacional del Libro de Cali entre el autor, Mario Jursich y Camilo Hoyos, quienes enfocaron la charla en el libro Volver la vista atrás, pero también profundizaron en la construcción de Colombia en la literatura, la importancia de la poesía y la estética de la escritura. 

 

Al contar la historia de Sergio Cabrera en su último libro, Vásquez utiliza la novela para adentrarse en la vida del personaje y tratar temas de la condición humana ya que, de acuerdo con el autor, la literatura y, en especial la novela, permite llegar a lugares donde no hay otra forma de llegar. Por eso, él también considera que —después de 50 años de guerra— tenemos la misión de relatar todo lo sucedido, siendo la novela la pieza del rompecabezas que va iluminando las experiencias para tener una noción de lo que nos ha pasado. De esta manera, afirma: “la literatura es un lugar donde iluminamos nuestra experiencia colectiva y, así mismo, podemos avanzar como país”. 

 

Otro tema fue la poesía. Para Vásquez, esta funciona como método para estar mejor en el mundo y, al ser su lugar de recogimiento, ha sido inevitable contagiarle eso a sus personajes de diferentes obras. En el caso de Volver la vista atrás, Fausto Cabrera es quien mejor representa lo que la poesía puede lograr en una sociedad, pues con ella logra el acogimiento de Colombia. A partir de impregnar un poco de su esencia a sus personajes y recrear un discurso en ellos, el autor también comentó que su mayor satisfacción fue ser el puente que le permitió a los personajes redescubrirse en su vida real gracias a que leyeron la novela.

 

Por último, la obsesión que tiene por Colombia se debe a querer darle sentido a los «demonios» colombianos desde el momento que se materializó su idea de ser novelista. Y, aunque pensó que primero debía entender el país, con el tiempo descubrió que “la mejor razón que un novelista tiene para escribir es no entender”. Con esta fundamento ha creado su literatura y con el propósito de desenfocar la mirada hacia el discurso histórico que pretende imponer el poder; es decir, la escritura le permite dar su versión del pasado para controvertir lo que se considera como única verdad. Así, Vásquez se reconoce como un novelista que se ocupa del pasado, el cual, dice él, sólo existe mientras lo contamos. 

 

Gracias a las valiosas preguntas de los entrevistadores y el interés del público, el conversatorio propició un espacio ameno en donde los asistentes pudieron encontrarse afectuosamente con el autor para entender, tanto él como sus lectores, un fragmento de la Colombia rota.

BOLETINES DE PRENSA