Boletín N° 28 – Homenaje a Álvarez Gardeazábal

50 años de “Cóndores no entierran todos los días”

17 - 08 - 2022

La carpa El Valle y sus letras del Festival Internacional del Libro de Cali le dio la bienvenida a uno de los escritores más queridos por este departamento: Gustavo Álvarez Gardeazábal, para la conmemoración de los 50 años de su obra “Cóndores no entierran todos los días”.

 

Junto con Pablo Di Marco, escritor argentino, y Leonardo Medina Patiño conversaron sobre la violencia en Colombia de 1948 que aún perdura en la actualidad porque, como el mismo autor de la obra afirma, “me equivoqué creyendo que no se iba a repetir”.

 

Desde su época de estudiante en la Universidad del Valle, Álvarez Gardeazábal destacó por ser un ferviente estudioso de la literatura. Influenciado por maestros como Óscar Gerardo Ramos y después de leer juiciosamente literatura inglesa y alemana, se vio motivado a escribir el libro que sin imaginarse sería una de las más reconocidas representaciones en la literatura sobre la época de la Violencia en Colombia. 

 

En el evento de apertura de la carpa El Valle y sus Letras en la Feria Internacional del Libro de Cali, el escritor argentino Pablo Di Marco le preguntó “¿Dónde está el autor en la obra?”, a lo que el autor de Cóndores No Entierran Todos Los Días, respondió con una conversación amena a través de la que nos mostró que el escritor está en cada uno de sus personajes y situaciones de la historia; es decir, en cada uno de los colombianos, ya que en el libro abarca parte importante de la historia del «coro tulueño» y el país, debido a que, además de presenciar en su infancia las muertes que dejó León María Lozano, fue quien escuchó, investigó e interpretó toda aquella información tan valiosa para su ciudad natal, Tuluá, y para Colombia.

Es por eso que la obra ha perdurado a lo largo de 50 años desde su publicación y permite que jóvenes como los de Primera Línea se identifiquen con el escritor (como lo contó Álvarez Gardeazábal en dicho conversatorio), puesto que a través de ésta se dio y sigue dando voz a todos quienes padecieron y padecen un país roto en el que, de acuerdo con el escritor, lo mejor que queda por hacer es educar.

 

Con un ameno recibimiento, cariño y anhelada firma de libros culminó la gran inauguración de la carpa. Sus puertas estarán abiertas estos diez días de Feria en donde la población caleña podrá disfrutar de una enriquecida programación cultural y de espacios donde el debate, la amistad, los libros, el pensamiento crítico y la alegría estarán presentes.

 

Una reseña de Clara Benavides Cortés – Estudiante de Literatura de la Universidad del Valle. 

BOLETINES DE PRENSA